En estas obras se hacen recurrentes las relaciones que intervienen en el proceso estético, tomando como base los espacios públicos como espacios de mediación, configuración y legitimación de las mismas. En estos espacios específicos, por su carácter generalmente ajeno a las prácticas convencionales que intervienen en la legitimación de un producto estético, se hace posible generar espacios-obra, instancias-obra y momentos-obra, en los cuales las relaciones entre la obra, el artista y el público son capitales en la elaboración de producto estético poco definido. Ese producto estético poco definido, mediado por una multiplicidad de intereses, es el eje fundamental de estos proyectos.